bfi1238723326i.jpg

La hierbabuena, procedente de Rusia y del sur de Europa, es una planta perenne con un aroma muy agradable. Las hojas tienen un color verde intenso y posee flores de un color rojo violáceo.

La hierbabuena puede ser considerada una planta medicinal por todos los beneficios que le ofrece a la persona que la consume. En cuanto a lo digestivo es antiespasmódica y carminativa, siendo muy recomendada la infusión de hierbabuena para las personas que presentan abundantes flatulencias.

Es muy buena para lograr los estímulos correctos de las secreciones biliares y también las estomacales y todos los beneficios sin hacer daño al organismo. Aparte contiene mentol, un gran expectorante que alivia de forma casi inmediata todas las afecciones respiratorias, sobre todo en los casos que se empieza a tratar desde que aparece la afección.

También es una gran ayuda para las personas que padecen de asma, aunque es necesario que se tome cuando comienzan a aparecer las afecciones asmáticas. En los casos de infecciones en la garganta u otra infección interna se puede consumir la infusión de hierbabuena como un eficaz antiséptico, siendo también antivírico y antifúngica.

Tanto las hojas de la planta como el tallo son recomendadas en caso de sufrir dolores de muelas o en los tratamientos por reumatismo ya que ambos son anestésicos. No tiene contraindicaciones pero si se usa inapropiadamente y excesivamente puede ser perjudicial.