propiedades-de-las-semillas-de-comino-2.jpg

El comino es utilizado como condimento para las comidas, pero esta planta de olor agradable también puede ser utilizada como remedio casero para aliviar los síntomas de algunas enfermedades.

Las semillas de comino poseen proteínas, grasas saludables, carbohidratos, calcio, fósforo, sodio, potasio, hierro, tiamina, riboflavina, niacina y vitaminas A y C; por lo que sus beneficios para la salud son incontables.

Uno de los principales usos de las semillas de comino se refiere a la eliminación de las toxinas, pues activan las glándulas y mejoran la función de los riñones, por la que se realiza una limpieza general del cuerpo a través de la orina.

La función del sistema digestivo mejora notablemente con el consumo regular de las semillas de comino, pues es capaz de eliminar los gases acumulados, eliminar los dolores producidos por calambres estomacales y proteger la mucosa intestinal de los efectos de los medicamentos.

Asimismo, sus componentes son capaces de eliminar los parásitos intestinales, pues favorece el tránsito intestinal y la eliminación de desechos.

Su uso tópico es recomendado para el tratamiento de la sarna, solo debes crear una solución mezclando aceite de semillas de comino, aceite de castor y alcohol.

Por último, el aceite esencial de semillas de comino es recomendado para fomentar un ambiente de relajación, gracias a su poderoso aroma.