Más de 300 plantas y extractos son considerados beneficiosos para el paciente diabético. Si bien el tratamiento con plantas no suplanta de ningún modo el tratamiento médico ayuda a la eficacia de éste y promueve la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad.

El tratamiento médico de la diabetes apunta a controlar los niveles de glucosa en la sangre a través de tratamiento farmacológico, la dieta y el ejercicio físico.

A continuación daremos una breve reseña de algunas de las plantas que logran resultados favorables en el tratamiento de la diabetes.

El eucalipto: se considera excelente para reducir el azúcar en la sangre. Sin excesos no más de una taza de infusión al día.

El sorosí: Esta planta es de origen africano. De uso milenario en regiones de este continente para purificar la sangre. Dos o tres tazas por semana.

La cucaracha o cucarachilla: Reduce los niveles de azúcar en sangre.

El guarumo: es un reductor de la presión sanguínea, del nivel de azúcar y la obesidad. También ayuda en los tratamientos de hipertensos y obesos. Pero si un diabético no es hipertenso le puede bajar la presión sanguínea por lo cual para este caso especifico no se recominda. Hervir una hoja seca en una botella de agua, de 750 cc, se toma durante le día, puede ser en 3 tomas o más. Pero no más de 2 botellas al día.

La corteza del vainillo o San Andrés: Reduce los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda para el tipo de diabético 2. Se hierve la corteza con hojas.

La stevia sustituye el azucar para endulzar comidas y bebidas, por eso es conocida como el edulcorante natural.

Otras plantas que poseen propiedades antidiabéticas: Alcachofera, Arándano, Judía, Ortiga, Salvia, Travalera, Vara de oro. Zarzamora.

Para tener en cuenta

Diabetes tipo 1: Enfermedad que dura toda la vida. Es generalmente hereditaria y consiste en la hiposecreción de insulina y se caracterizada por hiperglucemia, producción excesiva de orina, sensación de sed y la ingestión excesiva de alimentos. Para controlarla se nesecita la aplicación de insulina una o más veces al día, además de prestar atención especial a la dieta y el ejercicio. Las dosis de insulina necesarias no son las mismas para todas las personas.

Diabetes tipo 2: No necesariamente requiere el uso de insulina. Se expresa en concentraciones muy altas de azucar en sangre (hiperglucemia). Muchas veces la dieta y el ejercicio son suficientes para controlar la enfermedad. En otras situaciones se utilizan medicamentos dirigidos a bajar los niveles de glucosa en la sangre.

Intentaremos ampliar la información sobre plantas que posean propiedades contra la diabetes.

Si ud. es diabetico controlese periodicamente con un Diabetólogo o su Médico General de confianza.

nada