Generalidades 

 

La menopausia es el periodo de vida en que termina la fase reproductiva de la mujer. Comienza a manifestarce entre los 45 y 55 años de vida aproximadamente. Los ovarios pierden gradualmente la habilidad de producir las hormonas que regulan el ciclo menstrual. El cese de la producción de estrógenos y progesterona conlleva una serie de síntomas. Sin embargo, éstos pueden prevenirse fácilmente con unos buenos hábitos de vida y, en caso necesario, se debe acudir a un tratamiento adecuado.

 

En las primeras manifestaciones de esta nueva etapa pueden aparecer sofocos y sudores, nerviosismo, irritabilidad, trastornos del sueño, humor depresivo, ansiedad, dificultad de concentración, cansancio, dolores de cabeza o palpitaciones.

 

Luego puede ir apareciendo síntomas como la sequedad vaginal (que puede ocasionar irritación), dolor en las relaciones sexuales, sequedad de la piel y mucosas, debilitamiento de cabello y uñas, en algunos casos aumento de peso y redistribución de la grasa corporal con tendencia a acumularse en el vientre.

 

Como síntomas de mayor gravedad, se encuentran la osteoporosis y el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

 

Plantas y menopausia

 

Las fitoestrógenos contenidos en plantas como la soja, el trébol rojo, la cimicifuga o el lúpulo son útiles para aliviar y reducir las sofocaciones y sudores asi como para prevenir y tratar sintomas de debilitamiento óseo; también contra las sudoraciones es muy útil la salvia.

 

Para controlar el peso plantas como el Té Rojo, yerba mate, centella asiática, etc. en infusiones son conocidas sus propiedades adelgazantes y la stevia para reemplazar el azucar.

 

El Romero es una planta que nos ayuda a recuperar los niveles de energía, a la vez que tiende a regular las funciones ováricas de la menopausia.

 

Para el cuidado de la piel y las mucosas, el aceite de onagra y el de borraja nos ayudan a mantener una mayor hidratación y elasticidad, y plantas como la cola de caballo, la ortiga o la alfalfa nos aportarán minerales y vitaminas con efecto revitalizante del cabello y uñas.

 

En cuanto al nerviosismo, la irritabilidad y el insomnio, siempre podemos contar con la valeriana, verbena, la passiflora, el toronjil, tilo, el espino blanco (que ayuda además a reducir las palpitaciones) y el hipérico, para contrarrestarlos. Si estos ultimos sintomas son muy importantes consulte a un profesional de la salud mental.

Consulte periódicamente a su ginecólogo.

Empiece esta nueva etapa de su vida, la cual representa nuevas experiancias, con armonía y salud.  

 

VIA - correodelcaroni.com

nada