Por Silvana Barindelli
Naturópata Paracelsiana

DEFINICIÓN DE ACEITES ESENCIALES: son las fracciones líquidas volátiles que contienen las sustancias responsables del aroma de las plantas. Generalmente son mezclas complejas de hasta más de 100 componentes.

CLASIFICACIÓN: se clasifican con base en diferentes criterios: como consistencia y origen (entre otros).      

-De acuerdo con su consistencia los aceites esenciales se clasifican en esencias fluidas, bálsamos y oleorresinas:

  • las esencias fluidas son líquidos volátiles a temperatura ambiente;
  • los bálsamos son de consistencia más espesa, son poco volátiles y propensos a sufrir reacciones de polimerización, son ejemplos el bálsamo de copaiba, el bálsamo del Perú, bálsamo de Tolú, Estoraque, etc.;
  • las oleorresinas tienen el aroma de las plantas en forma concentrada y son típicamente líquidos muy viscosos o sustancias semisólidas (caucho, gutapercha, chicle, oleorresina de paprika, de pimienta negra, de clavero, etc.).

-De acuerdo a su origen los aceites esenciales se clasifican como naturales, artificiales y sintéticos:

  • los naturales se obtienen directamente de la planta y no sufren modificaciones físicas ni químicas posteriores, debido a su rendimiento tan bajo son muy costosos;
  • los artificiales se obtienen a través de procesos de enriquecimiento de la misma esencia con uno o varios de sus componentes, por ejemplo, la mezcla de esencias de rosa, geranio y jazmín enriquecida con linalol;
  • los sintéticos como su nombre lo indica son los producidos por procesos de síntesis química. Estos son más económicos y por lo tanto son mucho más utilizados como aromatizantes y saborizantes.

DISTRIBUCIÓN: Los aceites esenciales se encuentran ampliamente distribuidos en diferentes partes de las plantas: en las hojas (ajenjo, albahaca, eucalipto, hierbabuena, mejorana, menta, pachulí, romero, salvia, etc.), en las raíces (angélica, cúrcuma, jengibre, sándalo, sasafrás, valeriana, vetiver, etc.), en el pericarpio del fruto (cítricos como limón, mandarina, naranja, etc.), en las semillas (anís, cardamomo, hinojo, comino, etc.), en el tallo (canela, etc.), en las flores (lavanda, manzanilla, piretro, tomillo, rosa, etc.) y en los frutos (nuez moscada, perejil, pimienta, etc.). 

EXTRACCIÓN Y AISLAMIENTO: Los aceites esenciales se pueden extraer mediante  diferentes métodos como: expresión, destilación con vapor de agua, extracción con solventes volátiles, enfleurage y con fluidos supercríticos. -En la expresión el material vegetal es exprimido mecánicamente para liberar el aceite y este es recolectado y filtrado. Este método es utilizado para la extracción de esencias cítricas.

-En la destilación por arrastre con vapor de agua, la muestra vegetal generalmente fresca y cortada en trozos pequeños, se coloca en un recipiente cerrado y sometida a una corriente de vapor de agua sobrecalentado, la esencia así arrastrada es posteriormente condensada, recolectada y separada de la fracción acuosa. Esta técnica es muy utilizada especialmente para esencias fluidas, especialmente las utilizadas en perfumería. Se aplica a nivel industrial debido a su alto rendimiento, la pureza del aceite obtenido y porque no requiere tecnología sofisticada.

-En el método de extracción con solventes volátiles, la muestra seca y molida se pone en contacto con solventes como alcohol o cloroformo. Estos compuestos solubilizan el aceite esencial,  pero también extraen otras sustancias como grasas y ceras, obteniéndose al final una esencia impura. Se utiliza a escala de laboratorio, pues a nivel industrial resulta costoso por el valor comercial de los solventes y porque se obtienen esencias mezcladas con otras sustancias.

-En el método de enflorado o enfleurage, el material vegetal (generalmente flores) es puesto en contacto con una grasa. La esencia es solubilizada en la grasa que actúa como vehículo extractor. Se obtiene inicialmente una mezcla (el concreto) de aceite esencial y grasa la cual es separada posteriormente por otros medios físico-químicos. En general se recurre al agregado de alcohol caliente a la mezcla y su posterior enfriamiento para separar la grasa (insoluble) y el extracto aromático (absoluto). Esta técnica es empleada para la obtención de esencias florales (rosa, jazmín, azahar, etc.), pero su bajo rendimiento y la difícil separación del aceite extractor la hacen costosa.

-El método de extracción con fluidos supercríticos, es de desarrollo más reciente. El material vegetal cortado en trozos pequeños, licuado o molido, se empaca en una cámara de acero inoxidable y se hace circular a través de la muestra un fluido en estado supercrítico (por ejemplo CO2). Las esencias son así solubilizadas y arrastradas y el fluido supercrítico, que actúa como solvente extractor, se elimina por descompresión progresiva hasta alcanzar la presión y temperatura ambiente. Finalmente se obtiene una esencia cuyo grado de pureza depende de las condiciones de extracción.

Este procedimiento presenta varias ventajas: alto rendimiento, fácil eliminación del solvente (que además se puede reciclar),  no se alteran las propiedades químicas de la esencia por las bajas temperaturas utilizadas para su extracción. Sin embargo el equipo requerido es relativamente costoso, ya que se requieren bombas de alta presión y sistemas de extracción también resistentes a las altas presiones. 

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS DE LOS ACEITES ESENCIALES: AROMATERAPIA. AROMAS: Son la percepción de las moléculas odoríferas.

Los aceites esenciales no sólo tienen efectos en la piel y en el organismo por absorción, sino que, a través del olfato, pueden producir cambios en el humor, el estado anímico y hasta en la conducta de las personas. Los aromas penetran por la nariz, estimulando su epitelio interno. Las moléculas odoríferas desencadenan estímulos que llegan al cerebro a través del nervio olfatorio, cuyas terminales están en el sistema límbico.  

 

En esta área del cerebro es donde asienta la memoria y las emociones, lo explica la cualidad evocadora de recuerdos de los aromas. La información se transmite al hipotálamo donde reside el control central de diversas funciones del organismo, finalmente llega a la corteza cerebral que permite hacer consciente la percepción de las fragancias. La respuesta es automática, involuntaria y refleja. Algunos aceites esenciales son tranquilizantes, otros estimulantes.

“No hay nada físico que no tenga un alma escondida.

No existe nada que no tenga escondido un principio de vida.

No sólo los objetos que se mueven, como el hombre y los animales, los gusanos de la tierra, los pájaros del

aire y los peces de las aguas, sino todas las cosas físicas y esenciales tienen vida." 

Paracelso

   

Lee también: Aceite esencial de Jazmín

 BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

1.       Publicaciones de  la Cátedra de Farmacognosia y productos naturales. Facultad de Química, Universidad de la República Oriental del Uruguay. 

2.       Apuntes del curso de Aromaterapia 2005 y material suministrado por  Homeopatía Tintura de Sol.         

 

nada