angelica.jpg

 Nombre cientifico: Angélica archangélica.

Familia de las umbelíferas, de porte robusto. Posee un tallo erguido, hueco y cilíndrico, profusamente ramificado, de hasta 2 m de alto. Abundante en los lugares húmedos. Sus hojas son anchas, con formas lanceoladas, de bordes aserrados. Es de olor y gusto singular, fuerte y aromático.
Utilizada en trastornos de estómago, dificultades y lentitud en la digestión, gases y en cólicos intestinales con vómitos. También es muy buena en los casos de ansiedad, problemas para dormir o de insomnio y en los dolores de cabeza. Se utiliza su tintura en el reumatismo sobre las articulaciones. Las hojas son utilizadas en repostería, cocidas en almíbar o miel.

En una decocción de la raíz, la dosis es de 40 grs. en 1 litro de agua, tomando una taza antes de cada comida. También se consume en forma de extracto, 20-30 gotas dos veces por día antes de las comidas.

Tanto las raíces como los frutos contienen ácidos orgánicos, aceites esenciales, taninos, azúcares y substancias amargas. Tienen propiedades carminativas, béquicas y expectorantes. La raíz es diurética, sudorífica y eficaz en catarros intestinales. Para usos medicinales externos se utilizan las raíces en forma de pomada; para uso interno se utilizan las raíces secas desmenuzadas y cocidas.
La capacidad milagrosa para curar enfermedades infecciosas, hizo que se convirtiera en una planta imprescindible y adorada en múltiples ceremonias y ritos en la Edad Media.

nada