manzana.jpg


Nombre Científico: Malus domestica Borkh

Existe una extensa variedad de manzanas en el mundo. Este popular fruto ayuda al buen funcionamiento del tránsito intestinal. Limpia los dientes al comerla a mordidas y fortalece las encías. La manzana es fuente de flavonoides y polifenoles que reducen el proceso natural de oxidación. Los flavonoides inhiben la formación de coágulos, reduciendo los riesgos de accidentes cardiovasculares. Promueve el buen funcionamiento pulmonar, tiene efectos favorables en la presión arterial, posee grandes beneficios en personas con cataratas y un sin fin de beneficios más para la salud.

 

Podemos consumirla de muchas formas:
Cocida: tanto al horno o en compota (hervida en agua con azúcar, edulcorante o stevia)
Jarabe: Se ralla y se añade el mismo peso en azúcar, dejando la mezcla en reposo durante un día; luego se filtra y se exprime bien el residuo.

El vinagre de manzana, el cual podemos encontrarlo en cualquier mercado, posee un gran poder saciante por lo que se aconseja condimentar las comidas y además es muy sabroso. Muchos nutricionistas insisten que beber agua con vinagre de manzana durante las comidas hace que nos sintamos saciados antes, además es un buen diurético. Es fuente de vitamina A fomentando efectos positivos en la sequedad de la piel y de todas las mucosas del cuerpo.

Por supuesto que existen muchas recetas con manzana como espectaculares tortas, ensaladas agridulces, etc.

Una manzana por día mejora tu calidad de vida. ¡Has el intento!

Fotografía por Pepa García 

nada