Zanahoria.jpg

 Daucus carota. Familia de las umbelíferas

La zanahoria es una planta bianual, pero cultivada como anual para aprovechar al maximo las propiedades de la raíz comestible ya que en el segundo año florece lo que le quita los los nutrientes . Tiene tallos estriados y pilosos de 30 a 70 centímetros de altura , con hojas pinnadas y flores blancas o rosadas formando umbelas. La raíz es fusiforme y jugosa. Según las diferentes variedades cultivadas, la raíz puede ser blanca, roja, amarilla o violácea y con formas diferentes (larga y estrecha, cilíndrica, redonda). Aunque se da en forma silvestre (de raíz blanca y con flores oscuras), esta no es comestible, y se suele encontrar en terrenos incultos y lindes de cultivos de toda Europa.

Porpiedades
La raíz, gracias a la pectina, es conocida como un antidiarreico moderado y contra la colitis. Calmante estomacal un alto contenido en agua (88%), que ayuda a regular el funcionamiento intestinal –tanto en caso de diarrea como de estreñimiento- y ejerce un efecto desintoxicante y depuratico sobre el organismo. Y además resulta muy digestiva: en caso de problemas gástricos o tras un ayuno, el puré de zanahorias en un plato sin rival. Los oligoelementos la convierten en un buen remineralizante del organismo. Es diurética regulando muy bien la función de absorción y eliminación. Su aceite esencial es vermífugo, antiparasitario (contra los parásitos intestinales, especialmente los oxiuros). La zanahoria es alcalinizante, es decir, elimina o compensa los ácidos residuales de la sangre, tales como el ácido úrico. Es también adecuado en los trastornos metabólicos y endocrinos, tales como anemia, dismenorrea, depresión nerviosa, hipertiroidismo, retrasos del crecimiento, etc. Por su riqueza en hierro y vitaminas la zanahoria tiene propiedades antianémica y es un remedio eficaz contra la fatiga. Es dilatador de las arterias coronarias es hipotensora y antidiabética (disminuye el nivel de azúcar en la sangre). El zumo de zanahoria es un remedio contra la amigdalitis de los niños y la tos. Por gran contenido vitamínico es muy conocida sus propiedad oftálmica en su capacidad de aumentar la agudeza visual y la visión nocturna, es que la vitamina A es la responsable de que se fabrique rodopsina, una pigmento sensible a la luz que contribuye a mantener en buen estado la conjuntiva y la córnea y evita la ceguera nocturna. También es popularmente usada como cicatrizante, calmante y tonificante combatiendo problemas de la piel como el acné, heridas infectadas, eccemas, abscesos y quemaduras. Fortalece las uñas y el cabello. Su consumo habitual estimula la producción de melanina y protege la piel de los efectos nocivos de las radiaciones ultravioletas (UVA), lo que sirve para reforzar y mantener el bronceado. La zanahoria también contiene vitaminas C y E, que neutralizan la acción de los radicales libres, unas moléculas muy inestables y reactivas que nuestro organismo elabora durante el proceso de generación de energía, y que pueden dañar las estructuras celulares y acelerar su envejecimiento

Las semillas también contienen un aceite esencial de acción carminativa, es decir, contra los gases intestinales; también de efectos emenagogos (para favorecer la menstruación), y ligeramente diurético También tienen propiedades aperitivas, diuréticas y galactógenas para tratamientos de hipertensión y de angina de pecho. Se usan las semillas en infusión para combatir casos de hidropesía, trastornos digestivos y retenciones de orina.

Usos

Se puede consumir cruda después de lavarla, rallada, en zumo, en ensaladas.

  • Para las variadas aplicaciones se puede preparar un jugo de zanahoria para consumir por vía interna. Se puede por ejemplo licuar algunas zanahorias con una manzana y medio limón, suficientes para llenar un vaso, que se tomará diariamente. Los efectos beneficiosos se obtienen a medio plazo (al menos 30 días), por lo que se debe sostener este tratamiento sin interrupción. Conviene saber que la provitamina A del jugo se degrada con la luz, aunque no se pierde con la cocción.
  • Para su aplicación como vermífugo (antiparasitario) se debe consumir la raíz de zanahoria en crudo, preferiblemente rallada, a razón de medio kilo a un kilo durante 24 horas. En este tiempo no se debe ingerir ningún otro alimento. En su defecto, se puede tomar dos zanahorias diarias en ayunas durante una semana.
  • Para la diarrea se prepara 1/2 Kg de zanahorias en 1 litro de agua; se hierve de 20 a 30 minutos, se tritura, se añade agua hasta volver a completar el litro, junto con una pequeña cucharada de sal. Esto se ha de tomar como alimento durante 2 ó 3 días, mientras dure la diarrea.
  • Para los diabeticos es recomedable aumentar el consumo de zanahoria ya que es rica en antioxidantes que ayudan a prevenir los daños causados a los pequeños vasos sanguíneos de los ojos.
  • Contra la fatiga primaveral y cualquier estado de agotamiento físico sin motivo aparente se recomienda ingerir abundantes zanahorias crudas y elaborar un revitalizante jugo, lavando y pelando cuatro zanahorias, una manzana y un puñado de jengibre fresco que se pasan por la licuadora. El jugo resulta también efectivo contra las jaquecas.
  • Para reducir el apetito se recomienda comer zanahorias crudas, masticarlas despacio y tragar. Por ser de lenta digestión, da la sensación de tener el estómago lleno.
  • Para tratar la piel, los cataplasmas de jugo de zanahoria recién exprimidasiendo son muy adecuados en casos de acné rebelde, para observar buenos resultados se debe realizar un tratamiento de al menos un mes. Es útil también en forma de cataplasmas para heridas infectadas, eccemas, úlceras, abscesos y quemaduras. También fortalece las uñas y el cabello.
  • También tiene aplicaciones como cosmético; la máscara de belleza hecha con el jugo o pulpa fresca de la zanahoria cultivada ejerce sobre la epidermis un efecto calmante y tonificante. Por otro lado, tampoco hay que olvidar que sirve para reforzar y mantener el bronceado de ahí la costumbre de comer muchas zanahorias antes y después de ir a la playa. Podemos también preparar un bronceador de zanahoria con 2 cucharadas soperas de aceite de oliva o germen de trigo. 1/8 de litro de jugo de zanahoria, 2 cucharadas de jugo de limón. Se mezclan todos los ingredientes y se guarda en un frasco a ser posible de vidrio oscuro y hermético. Antes de usar se debe agitar.


Composición
En la raíz de la planta cultivada hay alrededor de un 85% de agua, un 0,3 % de materiales nitrogenados, hasta un 11% de diversos azúcares (entre los que destacan glucosa y sacarosa) y pectina (le da una propiedad antidiarreica), ácido málico y pigmentos. En las hojas encontramos una esencia y dos alcaloides y en el fruto , por su parte, también se pueden hallar cantidades pequeñas de otro alcaloide y algo de esencia.

Su aporte energético es muy bajo (27 cal/100g) y procede básicamente de los hidratos de carbono (5,2%), puesto que su contenido en proteínas y grasas es escaso (1,1 y 0,2% respectivamente). Sin embargo, es rica en fibra (3,4%) y minerales, como el hierro (2,1 mg/100 g), equivalente al 15% de las necesidades diarias. También aporta potasio (290 mg), magnesio (17 mg), calcio (37 mg), fósforo (36 mg) y yodo (0,02 mg).

Cien gramos de zanahorias aportan el 110% de vitamina A, el 13% de la C, el 5% de la E y el 10 % del ácido fólico que necesitamos cada día.

Consejos para aprovechar al maximo sus propiedades
Como ocurre con todos los vegetales, es más aconsejable cruda que cocida. No obstante, al cocinarla el betacaroteno no se pierde.
Para conservarlas, podemos colocarlas en la heladera una o dos semanas, conviene resguardarlas de la luz para que conserven intacto su contenido vitamínico.
Para que no pierdan agua, lo mejor es eliminar las hojas superiores, ya que éstas absorben la humedad de la raíz y la zanahoria se reseca.
Si queremos prolongar su conservación durante más tiempo, podemos sumergirlas unos minutos en agua hirviendo con sal y congelarlas.
Es importante saber que cuanto más oscuro sea su color, mayor será su contenido en carotenos.

nada